No sería la primera vez que el Russell 2000 remonta una corrección tan profunda




En un contexto de mercado en el que a plazos largos se ha impuesto el pesimismo por el vertical tramo correctivo originado desde los máximos del mes de octubre, ponemos el foco de atención en el Futuro del Russell 2000. El debate actual de coyuntura económica versa principalmente sobre el agotamiento del ciclo de deuda, la desaceleración económica global, el proceso de normalización de la política monetaria, la guerra comercial, el Brexit y las implicaciones que puede tener todos estos factores en la tendencia originada en Wall Street en 2009, por lo que cobra especial atención el timing del mercado dada la avanzada maduración del actual ciclo económico y bursátil.

En este contexto, como siempre de incertidumbre, en el que revolotean patitos feos y mirlos blancos, la cuestión desde un punto de vista técnico es sí estamos ante un techo de mercado de la tendencia originada en 2009 o ante una simple corrección. Pues bien, el Russel trata de retomar dicha tendencia desde la directriz mostrada en el chart adjunto originada en 2011.

Cabe destacar que la corrección vista en 2015/2016 ha sido prácticamente un calco de la desarrollada desde los máximos históricos marcados por el Russell en septiembre. En ambas correcciones detectamos tres tramos, dos a la baja y un rebote intermedio proporcionales con un porcentaje de caída prácticamente idéntico, 27% versus 28%. La diferencia entre ambas correcciones radica únicamente en el rebote intermedio, menos amplio y complejo, pero las similitudes plantean la posibilidad de que estemos ante una corrección del todo normal dentro de la tendencia y previa a nuevos máximos históricos.



Veremos sí la presión alcista encuentra las fuerzas suficientes para retomar la tendencia en lo que a priori sería la última onda del actual ciclo, pero podemos concluir que no sería la primera vez que el Russell 2000 supera una corrección próxima al 28%. La directriz en la que ha encontrado freno y desde la que trata de retomar la tendencia podría ser considerada como la línea divisoria que separa un contexto de continuidad alcista de un techo de mercado mayor. Ceder ese entorno de soporte y los recientes mínimos abriría la puerta de par en par a caídas hacia los mínimos de 2016, que nos darían una corrección superior al 45% desde máximos, pero por el momento, la reacción vista en las últimas semanas invita a confiar en la tendencia, que sigue siendo alcista en el Russell 2000.

Operativamente lo recomendable sería buscar aprovechar al menos el actual rebote, aprovechar eventuales consolidaciones para buscar mayores subidas ante un escenario cuando menos lateral alcista en próximas semanas y meses. Buscar nuevos máximos podríamos ya empezar a considerarlo como el último euro o dólar para que lo gane otro, por lo que conviene centrarse bien en el timing del mercado para encontrar buenas operaciones en términos de rentabilidad y riesgo insistiendo en que en ningún caso los índices estadounidenses deberían de perder los mínimos marcados en Noche Buena.

Comentarios