La FED hace un guiño a la curva de tipos


El hecho de que el diferencial de tipos de la deuda estadounidense a 10 años y 3 meses haya vuelto al signo positivo ha provocado cierto alivio entre los inversores, y quizás también entre los miembros de la Fed. No creo que sea muy del agrado de la institución monetaria que se haya popularizado entre los inversores un indicador predictor de recesiones de tanta fiabilidad, a tenor de su porcentaje de éxito. A parte de lo que implica la inversión de la curva por su “anormalidad”, la Fed podría temer aquello de la profecía autocumplida si genera pesadumbre entre inversores y consumidores.

La cuestión es que la pasada semana se produjo la inversión de la curva de tipos, lo que provocó que muchos encendieran las alarmas, y esta semana se ha revertido la situación, lo que nos devuelve a la línea de salida, a una situación de aplanamiento que advierte, pero no amenaza. 


Diferencial Rendimiento Deuda EE.UU 10 años - 3 meses

Una noticia a mi modo de ver importante que ha pasado desapercibida por la comunidad inversora fue la publicada por elEconomista el pasado martes 26 de marzo.
“La Fed valora la 'operación twist' para estimular la economía de EEUU”.

La autoridad monetaria pretende reducir la duración de los bonos que tiene en su balance general, es decir, vender deuda a corto plazo para comprar bonos a largo, quizás en un intento de “normalizar la curva de tipos” y evitar la tan temida señal que emite a los mercados. 


Poco ha tardado la curva en revertir la situación. Parece que la Reserva Federal, aparte de cumplir con sus objetivos básicos de favorecer el empleo, controlar la inflación y moderar los tiempos de interés a largo plazo, hace tiempo que también asume la función de dar estabilidad a los mercados ante la sensibilidad que generan las turbulencias en los agentes económicos y sus consecuencias en la economía mundial.

Para mí, lo más destacable de la semana, la mejor noticia para la salud de los mercados, más allá de las buenas sensaciones que se van filtrando sobre las negociaciones comerciales entre EE.UU y China, ha sido que los rendimientos de la deuda han frenado su caída. Vengo insistiendo en reiteradas ocasiones en los últimos meses que lo que realmente sería preocupante es que los rendimientos de los distintos plazos se desplomaran en picado y que, en sentido inverso, el Futuro del TNote a 10 años siguiera ascendiendo con verticalidad. Eso sería síntoma de que la recesión está ya sobre nosotros, pero insisto, a día de hoy lo sigo considerando poco probable.

Esta semana los rendimientos de la deuda han dejado de caer, han ascendido ligeramente, y el Futuro del TNote ha girado en sentido inverso dando muestras de agotamiento comprador.

La sombra alargada de la vela desplegada al cierre de la semana pasada ya advertía de agotamiento comprador. Esta semana ha aumentado la presión bajista y si viéramos niveles por debajo de los 122,70, los mínimos de la sesión de la última reunión de la FED, el giro bajista estaría servido y al menos las alzas se contendrían por un tiempo. Considero que eso sería muy positivo para las aspiraciones de continuidad alcista de Wall Street en subida libre absoluta de cara a próximos meses y el próximo año, escenario que es el que sigo considerando más probable.


Futuro TNOTE 10 años



Enlaces relacionados:

La Fed ha pulsado el “play”, pero aún no hay que saltar del barco  

Una decepción de la FED sería realmente buena para el mercado 

La bestia no ha muerto


Probabilidad de recesión a 12 meses vista al 23% según la FED de New York


El gráfico que podría marcar el techo en Wall Street

Comentarios