La historia rima


La bolsa lo que ha hecho hasta ahora es una primera valoración de daños. Ha descontado ya el “menos malo” de los escenarios posibles. Ahora contemporiza las caídas en una tregua bajista concediendo cierto margen a la situación de excepcionalidad que supone el confinamiento. Esta tregua cuenta con un aliado también extraordinario, que son las medidas monetarias y fiscales más expansivas de la historia. Con todo, solo ha servido para contener la sangría bursátil y añadir una expectativa de recuperación más rápida cuando la crisis sanitaria se resuelva.

La parálisis económica supone dar ya prácticamente por perdido el mes de abril. Las bolsas aceptan que los datos macroeconómicos que se irán conociendo en estas semanas junto con las pérdidas humanas serán horrorosos, pero la tregua para las bolsas no terminará a finales de abril, probablemente será antes.
Si los inversores comienzan a olisquear que el parón mundial se va a alargar más allá de abril, algo que no parece descabellado, mucho me temo que las bolsas comenzarán a descontar otro escenario de mayor deterioro que el que hasta ahora se ha descontado con las fuertes y verticales caídas de marzo y veremos un nuevo hachazo bajista que marque nuevos mínimos decrecientes. Después ya veremos………. 

Ya sabemos que las correcciones pueden ser más o menos complejas, por lo que hacer previsiones sobre la profundidad y el tiempo que consumirá esta corrección de orden mayor a día de hoy es un ejercicio ciertamente estéril. A medida que se vayan desarrollando las estructuras de precios podremos ir acotando los movimientos y tendremos más pistas, pero lo que tengo claro es que está crisis dejará precios muy atractivos para formar una cartera con vocación de largo plazo. Ya he comentado en anteriores análisis que la corrección en la que nos encontramos nos lleva a los años 1937 y 1987. Citando a Mark Twain “La historia no se repite, pero rima”.  La historia bursátil nos enseña que la condición humana es inalterable, los miedos y anhelos son los mismos, y aunque no hay dos situaciones idénticas se repiten ciertos patrones de comportamiento que hacen que el análisis técnico funcione. La historia rima.

En el más corto plazo el rebote sigue vivo, y así seguirá mientras no se pierdan de forma general los mínimos de la sesión del jueves, niveles como los 6.424 puntos de Ibex o los 20.735 puntos de Dow Jones.  Previsiblemente veremos un ataque a los máximos de hace dos semanas, pero considero como escenario más probable que la subida estará muy limitada y es cuestión de tiempo que la presión bajista vuelva a tomar el mando en busca cuando menos de retestear los mínimos de marzo. 
Ibex gráfico diario

Comentarios